¿Sientes curiosidad por cómo y dónde vivía la gente de antaño? ¿Te gustaría descubrir los misterios que guardan estas reliquias de hace cientos, incluso miles de años? Acompáñanos a descubrir alguna de estas obras de la arquitectura y la pintura que por suerte podemos disfrutar aquí en España.

Nuestra selección de ruinas de España

Siega verde, en Salamanca

Comencemos por las más antiguas. Estas pinturas rupestres datan entre el 20.000 y el 11.000 a.C., durante la última glaciación (como en plena era de la peli de Ice Age). Precisamente esos simpáticos personajes de ficción que tienes en mente son algunos de los que aparecen reflejados en las rocas: rinocerontes lanudos, renos, así como otros animales más comunes como toros, caballos, cabras, etc.

A pesar de la aparente simplicidad de los dibujos, nuestros antepasados del Paleolítico Superior eran unos auténticos perfeccionistas y usaban técnicas como el piqueteado para dar forma a las figuras, la incisión para los pequeños detalles y el raspado para darles profundidad.

Sin embargo, un halo de misterio rodea a estos 94 paneles con cientos de representaciones, ya que no se ha conseguido esclarecer cuál es su significado concreto. Unos afirman que se trata de la forma de distribuir el territorio entre las diferentes tribus y otros dicen que hablan sobre los secretos de la caza. ¿Qué es lo que querrían transmitir realmente los primeros hombres y mujeres? Para descubrirlo podéis visitar este yacimiento situado en Salamanca: aquí encontraréis toda la info para las visitas.

ruinas-de-españa-siega-verde
Foto: patrimoniocastillayleon.com

Monasterio de San Juan de Duero, en Soria

Seguimos con las ruinas de España y vamos hasta Soria, a orillas del río Duero. Visitamos un antiguo monasterio, construido entre los siglos XII y XIII por la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Acre. ¿Cuál era la función de esta orden religiosa? ¿Conquistar Tierra Santa y ocultar grandes misterios de la historia como los Templarios? Pues bien, aunque los Hospitalarios no tuvieran una vida tan ajetreada, realizaban una gran labor, como era la de acoger y cuidar a los pobres, enfermos y viajeros peregrinos. A éstos últimos también los protegían en algunos caminos peligrosos.

ruinas-de-españa-monasterio

La magia de este monasterio, del que solo se conserva la iglesia y parte del claustro (y que encantará a los amantes de la historia del arte), es la mezcla de estilos arquitectónicos. El predominante es el románico, pero podemos ver arcos apuntados y bóvedas de cañón apuntadas, propios del gótico y arcos de herradura característicos del islámico. También se ven otras influencias orientales. Los expertos creen que puede ser un indicio de los primeros pasos de la globalización.

Lo más peculiar y misterioso de esta construcción son las diferentes imágenes en bajo relieve que se encuentran en los capiteles de algunas columnas. Seres monstruosos, la decapitación de Juan Bautista, el Nacimiento de Jesús, la Resurrección, etc. 

ruinas-de-españa-monasterio-san-juan-duero

👉 Dato curioso: en la Edad Media, la gente de a pie no estaba escolarizada y, por tanto, era analfabeta. Por ello, se empleaba la escultura de bajo y medio relieve, donde se escenificaban pasajes de la Biblia para que así los fieles pudiesen aprender, a través de imágenes, lo que eran incapaces de leer en papel.

Si quieres ver con tus propios ojos las representaciones monstruosas que tanto asustaban a las personas del medievo, ven a visitar este monasterio único en España.

ruinas-de-españa-monasterio-capitel

Cancho roano, en Badajoz

Seguramente, estas ruinas sean las que más quebraderos de cabeza han dado a los investigadores y arqueólogos de todas las que se encuentran en este post. Estamos hablando de Cancho Roano, un palacio de nada más y nada menos que la Edad del Hierro. Está en Zalamea de la Serena, un municipio de Badajoz.

ruinas-de-españa-cancho-roano

Descubierto por casualidad por un agricultor extremeño que estaba labrando sus tierras, lo que queda de él nos muestra un edificio de planta cuadrada con numerosas habitaciones y rodeado de un foso. 

La comunidad científica ha estado dividida sobre su uso desde que se iniciaron las investigaciones a finales de los años 70 del siglo pasado. Unos afirmaban que se trataba de un santuario, donde se realizaban ofrendas; otros, que era un crematorio de cadáveres, pues se encontraron grandes cantidades de ceniza; incluso que era un lugar donde se realizaban sacrificios de animales.

Sin embargo la teoría más aceptada es que se trataba de un palacete rural donde residían los aristocráticos que ocupaban los campos de cultivo. Y es que, además de encontrar las cenizas (que se atribuyen a un gran incendio, aún por determinar sus causas), se encontró un juego completo de vasos y recipientes de cerámica para banquetes señoriales con vino, joyas de oro y plata, abalorios de vidrio, adornos de hueso y marfil, una estatuilla de un caballo, herramientas de hierro e incluso pesas (sí, parece que a nuestros antepasados también les gustaba estar en forma). 

Para descubrir todos estos tesoros y perderte por lo que queda del palacio, puedes visitar Cancho Roano. Aquí tienes más info.

Lucentum, en Alicante

Este monumento histórico artístico es uno de los orgullos arqueológicos de la Comunidad Valencia. Lucentum es el nombre de una antigua ciudad ibero-romana, amurallada y situada en la provincia de Alicante, al lado de la playa de la Albufereta.

Se trataba de una importante zona mercantil, ya que contaba con puerto, lo que permitía trazar rutas comerciales a través del Mediterráneo. 

Lo bueno de visitar este yacimiento arqueológico, es que el turista podrá sentirse como un lucentino o lucentina paseando por las calles de su ciudad. 

Podrás comenzar tu recorrido pasando por el torreón que custodia la puerta de entrada. Seguidamente, mientras andas por sus calles, encontrarás viviendas que incluso conservan algunos de sus pavimentos.

Más adelante hallarás el foro, epicentro de la vida social para los romanos, donde se desarrollaban las actividades financieras, comerciales, administrativas, religiosas… Precisamente, en un extremo se encuentra el templo, que se cree dedicado a Juno, diosa del matrimonio y reina de los dioses.

Continuando el recorrido, llegarás hasta la calle principal, la Vía Popilio, lugar en el que se encuentran dos termas (los baños públicos de la época) y algunas tiendas, que afianzaban la actividad comercial de la población.

Sin embargo, lo que hace de este yacimiento una fuente de historia clásica, no solo son sus edificios y lugares, sino las inscripciones que pueden leerse. Estos escritos nos han permitido saber datos sobre la ciudad y sus gentes, desde los nombres de algunos cargos importantes y de algunos arquitectos hasta inscripciones funerarias, pasando por dedicatorias de una madre a un hijo fallecido y de un esposo a su amada.

En definitiva, si eres un apasionado o apasionada de la época romana y en numerosas ocasiones has soñado con ser un habitante del antiguo imperio… este es tu sitio.

View this post on Instagram

Akra Leuké, ó Akra Leuka (del griego Ἂκρα Λευκῆ, «Akra Leukḗ» o Λευκῆ Ἂκρα) es el nombre con el que se conoce el primer asentamiento del que se tiene noticia sobre lo que hoy en día es Alicante. Data del año 231 a.C. y se trataba inicialmente de una base militar fundada por Amílcar Barca (general y estadista cartaginés). El término Akra Leukḗ significa «el promontorio blanco» y se lo darían los griegos por su ubicación. Se desconoce el nombre púnico del lugar. Cuando la ciudadela pasó a manos romanas, éstos le dieron el nombre de "Castrum Album" que curiosamente la traducción al castellano es la misma que la de Akra Leukḗ. Con la entrada de Cartago en la Península antes y durante la segunda guerra púnica, la ciudad recibió la influencia arquitectónica cartaginesa que hoy se puede percibir en sus restos. Al construir estos sobre la ciudad ya existente, los restos íberos de Lucentum son prácticamente inexistentes, limitándose a partes de la muralla que rodeaba a la ciudad. Fueron los romanos los que dieron el nombre de Lucentum a la ciudad tras la conquista del levante por Publio Cornelio Escipión, y los que construyeron la mayor parte de los restos de lo que hoy forma el conjunto histórico. Como toda ciudad romana, Lucentum fue provista de termas, templos, foro, cloacas, etc. Cabe decir que existe cierta polémica acerca de si Akra Leuka coincidía exactamente con la ubicación de Lucentum, es posible que Akra Leuka sólo fuese un asentamiento militar y no una ciudad como tal. #Akra #Leuka #Lucentum #Alicante #HistoriadeAlicante #Historia #España

A post shared by Historia de Alicante (@historiadealicante) on

Itálica, en Sevilla

Por último nos encontramos con Itálica (en Sevilla), una zona que todo fan de Juego de Tronos debe conocer. Al igual que Lucentum, Itálica es una ciudad romana fundada en el año 206 a.c. Su primera función fue la de albergar a los soldados heridos en la Batalla de Ilipa.

ruinas-de-españa-italica

Pero la cosa no quedó ahí y, poco a poco, se fue convirtiendo en una de las provincias más importantes del Imperio Romano, siendo la primera en la Península Ibérica. De hecho, fue la ciudad natal de celebridades como el emperador Trajano y del también emperador Adriano.

En esta increíble metrópoli se conservan varias casas, comunes y privadas, además de un teatro, un templo, un anfiteatro y un sistema complejo de alcantarillado (esto es fascinante pues aún funciona hoy en día).

Lo más destacado de las casas son sus mosaicos, desde el de la Exedra, que parece una representación de Medusa (cuidado, no la miréis a los ojos), pasando por los de la Casa Neptuno, donde los animales marinos plasmados podrían indicar que había una piscina, hasta llegar a los bellos mosaicos de la Casa de los Pájaros, que desgraciadamente… fueron robados.

En cuanto al antifiteatro, que es el tercero más grande del mundo, se usaba como entretenimiento donde los gladiadores luchaban contra las bestias. Nada que envidiar al Coliseo romano. Y es que esta obra arquitectónica ha seguido entreteniéndonos hoy en día, pues fue el escenario de una escena espectacular de Game of Thrones. En concreto se trata de Pozo Dragón (séptima temporada), la gran guarida de los dragones. 

Sin lugar a dudas, se trata de un pedazo de la historia romana y peninsular que no te arrepentirás de visitar. Nosotros te recomendamos la visita guiada. Aquí podrás encontrar toda la info.

👉 Echa un vistazo a otras maravillas de la provincia de Sevilla.

¿Ya te has decantado por las ruinas de España que vas a ir a visitar en tu próxima escapada? Nos encantará saber si conoces alguna más. Las recomendaciones son bienvenidas☀️