Unas buenas fotos te pueden ayudar a alquilar tu alojamiento de vacaciones

Si eres propietario o si gestionas viviendas de alquiler vacacional sabrás que no siempre es fácil captar la atención de los turistas para que éstos se decidan por tu vivienda. La oferta de alojamientos es muy amplia y cuesta diferenciarse del resto para destacar entre los futuros huéspedes. En este sentido, a la hora de publicar tu alojamiento en las distintas plataformas de alquiler vacacional siempre llega ese momento crítico en el que te preguntas cómo lo puedes hacer para que tu alquiler turístico atraiga.

¿Erese propietario o gestionas viviendas vacacionales? ¡Únete a Muchosol y empieza a rentabilizar al máximo tu propiedad!

Para responder a este interrogante hoy te traemos uno de nuestros propierty tips más valorados: la importancia de unas buenas fotos. Y es que como sabemos “una imagen vale más que mil palabras”, y aunque el texto y la descripción del alojamiento también son imprescindibles, las fotografías que acompañen a tu anuncio deben cumplir con unos mínimos que vamos a ver a continuación.

Fotos de buena calidad: la clave para sacarle el mejor perfil a tu vivienda vacacional

Ya tienes tu alojamiento listo para publicar: te has informado de la normativa vigente en tu comunidad para poner en régimen de alquiler turístico tu inmueble, has hecho las reformas necesarias para dejarlo impecable y sólo te queda crear tu anuncio, en este sentido, además de una buena descripción, lo más importante son unas fotos de calidad, en las que tu alojamiento luzca tal y como es. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de realizar unas buenas fotos de tu alojamiento? Básicamente son 3 los conceptos a tener en cuenta: iluminación, ángulo y tamaño:

  • Luminosidad: Si tienes la suerte de que tu vivienda cuenta con mucha luz natural, intenta destacar esta característica en las fotografías. Nunca hagas la imagen a contraluz, es decir, de cara al punto de luz (ventana, balcón o bombillas). Las habitaciones se verán más amplias, atractivas y la imagen se verá nítida. Prueba varias formas de iluminar las estancias: usando flash, sin éste, encendiendo las luces de la casa, dando un foco de luz en las zonas más oscuras… Lo bueno de contar con imágenes digitales es que podemos realizar tantas como queramos hasta dar con la adecuada. Lo importante es tener paciencia y dedicar el tiempo necesario hasta conseguir un buen resultado.
  •  Ángulo correcto: Este concepto se relaciona directamente con el anterior. Siempre llama más la atención aquellas habitaciones que parecen amplias, para ello debes colocarte en una de las esquinas y realizar la foto desde una zona alta (subiéndote en una silla incluso si es necesario). También puedes aprovechar un palo selfie para conseguir imágenes desde un ángulo que dé amplitud. Juega con los espacio pero ten en cuenta que las fotos no deben llevar a engaños y que el usuario de la web confía en esas imágenes para tomar la decisión de alquilar o no esa vivienda.
  • Tamaño: Aunque es importante que las fotos se hagan en calidad alta, debes tener en cuenta que a la hora de subirlas en la web de alojamientos o en tu propia página, deberás bajarles el tamaño. Lo puedes hacer con cualquier editor de fotos que tengas en tu ordenador y te damos que el tamaño ideal sea de unos 150Kb. ¿Por qué debes hacer esto? Para evitar ralentizar el visualizado desde  la página web ya que si pesa mucho la fotografía tardará en pasar a la siguiente y puede que el posible huésped se canse y se salga de tu anuncio.

Pero además de la calidad de las fotos hay que tener en cuenta otros detalles:

  • Orden y decoración: Antes de lanzarte a hacer fotos sin ton ni son de todo el alojamiento, éste debe estar perfectamente ordenado y limpio. Y aquí incluimos además los pequeños detalles que hacen que una foto atractiva se diferencia de otra. Poner un jarrón con flores, unas revistas sobre la mesa, una mantita cerca del sofá, un frutero en la cocina… Sólo tú sabrás cómo sacar partido a tu vivienda pero debes dedicar un poquito de tiempo a preparar las imágenes para que a cualquiera que las vea les llame la atención y se detenga a mirar el alojamiento.
  • Correcta presentación: Dos errores que cometen algunos propietarios y que son muy fáciles de solventar son estos: subir las fotografías con mala rotación y dejar la fecha de realización en la fotografía. Esta última se solventa sólo desde la cámara (o mediante un editor de imagen), pero es tan sencillo como seleccionar en el menú que no aparezca la fecha de captura. Por otra parte, y aunque parezca evidente, debes repasar la rotación de las imágenes antes de hacerlas públicas ya que algunas habrán quedado mejor en horizontal y otras mejor en vertical.
  • Número de fotos: ¿Cuántas fotografías debes subir sobre tu alojamiento? Generalmente son las propias webs de anuncios las que ponen un límite, pero si puedes elegir, te recomendamos que pongas sólo las imprescindibles para resaltar las cualidades de tu vivienda. Recuerda, nos importa la calidad más que la cantidad y los turistas pueden hacerse una idea sobre cómo es tu alquiler con 8 fotos muy bien hechas que con 20 de mala calidad y sin cuidar los detalles.
  • Céntrate en la vivienda: Una de las cosas que menos gustan a los turistas es mirar un alojamiento en Internet y cuando consultan sus fotografías ven un montón de imágenes sobre los alrededores de la vivienda (vistas o zona cercanas) y muy pocas sobre el interior. Debes centrarte en la vivienda. También puedes incluir algunas del exterior, pero que se vea que están hechas desde dentro de tu alojamiento como pueda ser una terraza o balcón. También es importante que si dispone de una urbanización privada en la cual los huéspedes podrán disfrutar, hagas alguna fotografía destacando sus cualidades: piscina, jardín, área recreativa, zona infantil… En general las fotos deben ser representativas de la vivienda, por lo que cómo mínimo deberás incluir una foto por estancia (sin olvidar baños, garajes o exteriores).
  • Fotos sin personas: Aunque pueda parecer evidente, evita a toda costa sacar a personas haciendo uso de las instalaciones de la vivienda. Aunque puedas creer que da realismo, haznos caso, las fotos con gente sentada a la mesa o con alguien tomando el sol en la piscina quedan muy poco profesionales. Ah, y si son niños los que aparecen, ¡mucho cuidado! Si no son los tuyos te puedes enfrentar a acciones legales de consecuencias inciertas por parte de los menores, por lo que la mejor solución que puedes encontrar es sacar fotos sin personas.
  • No des más información de la estrictamente necesaria: Recuerda que antes de publicar un alojamiento en una de las diferentes web de alquiler vacacional que existen, has tenido que firmar previemente un contrato. En este sentido, ir de “listo” y poner en las fotos el número de teléfono o un e-mail para saltarse la reserva a través del portal -además de quedar bastante cutre y poco serio- puede ir en contra del contrato firmado.

Con todos estos consejos, ahora sólo te queda buscar una cámara que realice fotografías de buena calidad y aplicar nuestros ‘tips’ para conseguir un buen resultado. Conseguirás que tu anuncio o alojamiento en alquiler sea mucho más atractivo para los turistas que otras viviendas similares. Además no tendrás que realizar  técnicas nada complicadas, sino fijarte en algunos detalles que otros propietarios no tienen en cuenta y obtienen como resultado imágenes pésimas, repetitivas o sin sacar el máximo partido a su alquiler. ¡Cuéntanos tu experiencia tras ver los resultados de las nuevas fotografías de tu alojamiento!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies