¿Cómo adaptarse al nuevo perfil de turista?

El creciente envejecimiento de la población sumado a que las pensiones de los jubilados se ven en peligro por la situación económica de nuestro país, va a afectar directamente al turismo. Si las personas que más tiempo libre para viajar no disponen de los recursos económicos necesarios, ¿qué puede hacer el sector turístico? La respuesta está en apostar por la nueva era del ‘age-friendy’.

En menos de 10 años habrá unos 20 millones de pensionistas en España, ¿por qué no aprovechar esa situación para fomentar el turismo dentro de esta población? Para ello, el Comité de Regiones de la Unión Europea ha pedido ayuda comunitaria para que los mayores de 65 años puedan disfrutar de viajar sin tener que derrochar un elevado presupuesto. Facilitando alojamiento, actividades y menús adaptados a todo tipo de bolsillos y distribuidos en una amplia oferta para elegir, nuestros mayores se animarán a dedicar su tiempo y dinero a hacer turismo.

babyboomers

Segmento ‘senior’ en cifras

Como te comentábamos al principio, en menos de 10 años en España tendremos casi 20 millones de personas mayores de 65 años; lo que supone alrededor de un crecimiento del 18% más de las cifras actuales. Con respecto a Europa, en la actualidad el 17% de la población del continente también son pensionistas y por lo tanto un importante número personas potenciales para realizar viajes por las zonas más cercanas a sus países.

Pero tampoco debemos olvidarnos de otros turistas que suponen un porcentaje elevado en nuestro país o en el resto de Europa: estadounidenses y asiáticos. Por ejemplo, hace 5 años eran unos 2 millones los turistas chinos que apostaban por viajar en su tiempo de ocio, sin embargo se calcula que dentro de unos 15 años estas cifran superen los 12 millones. Al otro lado del Atlántico nos encontramos también con unos resultados importantes que afectarán al turismo, y es que se calcula que a partir de ahora y hasta el año 2030 cada día habrá unas 10 mil jubilaciones de media en el país estadounidense.

¿Qué está pasando en el mundo para que el crecimiento de jubilaciones sea tan elevado? Aquellas personas que nacieron entre la década de los cuarenta y los sesenta, época en la que muchos países como Estados Unidos sufrieron un ’baby boom’, son o van a pasar a ser mayores de 65 años obteniendo unos resultados en envejecimiento global de la población. Pero los avances médicos y tecnológicos precisamente han impulsado la longevidad de estas personas y que además lleguen a esa edad en un estado de salud óptimo para tener una vida activa. De ahí que el turismo quiera apostar por solventar las necesidades de este tipo de viajeros y que las empresas se especialicen en el segmento senior.

¿Cómo es el turismo de pensionistas?

La crisis va pasando y las empresas están comprobando que el turismo de pensionistas tiene potencial. Muchas personas de 60 años ya están jubiladas, gozan de buena salud y actividad física para realizar viajes y por lo tanto es un sector de la población ‘goloso’ para poder ofrecer diferentes alternativas turísticas. De ahí que importantes compañías españolas estén creando sus propias estrategias para hacer atractivas sus ofertas a este segmento senior. Mundiplan, viajes del Imserso, Mundosenior, el Club de Vacaciones del Corte Inglés; las opciones se han multiplicado y comienza una competición por atraer al modelo de viajeros más potente.

Aunque podemos pensar que el gasto que realizan las personas jubiladas en sus viajes no es relativamente alto en cuanto al sector turístico, sí que repercute en otros niveles del empleo local. Es decir, aunque no siempre apuestan por comer fuera del alojamiento, sí que hacen gasto en comercios del destino elegido por lo que impulsan la economía de la zona aunque no siempre sea totalmente relacionada con el turismo. Por eso, las grandes empresas turísticas están elaborando nuevas líneas de negocio en las que ofrecer packs para que el sector senior no tenga que desembolsar un elevado presupuesto y disfrutar de todo lo necesario en unas vacaciones.

Playa Sombrilla

Por otra parte, debido a su disponibilidad para viajar los mayores de 60 o 65 años son el porcentaje más elevado de viajeros que realizan desplazamientos los 365 días del año. De ahí que si la apuesta por este segmento se realiza de forma adecuada y atractiva para ellos, se puede conseguir que las empresas del sector turístico puedan disfrutar de importantes beneficios de forma continuada y no como ocurre en la actualidad cuyos picos principales de crecimiento se concentran en los meses de verano o Navidad.

Como hemos visto, la población mundial envejece a pasos agigantados pero el buen estado de salud del que hoy en día gozan nuestros mayores sumado a un nivel económico estable y buena disponibilidad para viajar, son los ingredientes perfectos para que la apuesta por el turismo age-friendly esté asegurada para las empresas del sector.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies