El turismo rural como fenómeno activo en la desestacionalización de la demanda turística

El final del verano suele traer consigo una caída importante para el sector turístico: pérdida de puestos de empleo, menos cash flow, caída en el número de reservas… El mes de septiembre siempre arrastra un inevitable descenso en el turismo, pero afortunadamente hay fórmulas para evitarlo, como el turismo rural.

¿Eres un profesional y gestionas alojamientos vacacionales? ¡Te estamos buscando!

El turismo rural propone una amplia variedad de destinos que evitan los ya desgastados destinos de sol y playa propios del verano y ofrece zonas más atractivas de cara a la temporada de otoño-invierno. La variedad es tan grande como comunidades autónomas hay en España, de manera que siempre hay espacio para encontrar la que nos pueda dar mejor resultado acorde con nuestro modelo de negocio. Aunque algunos destinos son más codiciados que otros por el entorno natural o la oferta de actividades; dos elementos que ayudan a terminar de convencer al posible viajero. Por eso, plantearnos buscar alojamientos rurales que se encuentren en comunidades que siempre atraigan público como Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia, que suelen ser destinos recurrentes, es una opción muy viable para desestacionalizar el producto.

Diseño sin título

Otra ventaja del turismo rural es que ademas de conseguir desestacionalizar el producto que ya tenemos consigue que mantengamos una parte esencial del negocio: nuestros beneficios. Si conseguimos ampliar la oferta más allá de los destinos de playa, estamos consiguiendo un flujo constante  de viajeros hacia nuestros alojamientos durante todo el año, por lo que la crisis del fin del verano se mitiga de forma drástica. Una vez conseguidos los alojamientos, queda preguntarnos: ¿qué puedo ofrecer para atraer turistas? Las opciones son amplísimas y no tienen porqué recalar siempre en la nieve. Apostar únicamente por destinos de nieve produce el mismo efecto que apostar solo por destinos frente al mar: la temporada es muy corta en comparación con el resto del año y el beneficio no alcanza a cubrir los gastos de todo un año.

Lo que sí podéis hacer es buscar actividades acorde a cada época del año, como por ejemplo talleres de micología en otoño o senderismo por rutas históricas, ésta última os puede servir durante casi todo el año; de igual modo que, durante la temporada de nieve, podéis plantear a vuestros clientes hacer otras actividades complementarias al esquí que no dependan únicamente de tener una pista cerca.  

Recordad también que, aunque muchos viajeros disfrutan de escapadas a la naturaleza, el principal cliente del turismo rural son las familias por lo que es importante ofrecer actividades que se puedan hacer con niños. Nosotros os recomendamos rutas en bici, paseos a caballo y disponer de sala de juegos para esparcimiento de los pequeños como buenas opciones para fomentar que las familias os escojan para alojarse durante su escapada rural.

Es importante saber escoger el producto según la temporada y ofrecer actividades que encajen con la época del año de manera que encajen con el perfil de vuestros clientes. Buscad la diferencia con los competidores pero también sabed apostar por actividades capaces de atraer público cada temporada, de manera que el flujo de reservas se mantenga estable.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies