Alquiler de vacaciones en Aix-en-Provence | Alquileres en Bouches-du-rhône , Francia

Aix-en-Provence es una ciudad situada en el departamento de Bouches-du-Rhône, allí donde el canto de cigarras nos transporta. Es muy conocida por sus fuentes distribuidas por toda la ciudad y su barrio histórico de encanto irresistible.
Con un rico patrimonio, es fácil disfrutar de la vista de maravillosos monumentos sólo estando en la ciudad. Empezad, en primer lugar, a bajar por el Cours Mirabeau, una larga avenida de doble sentido con plataneras y bordeada por hermosas mansiones y fuentes. Bajando por esta misma avenida, os cruzaréis con numerosos restaurantes y bares, así como con monumentos datados de los siglos XVI, XVII y XVIII. No os perdáis la cervecería más conocida de la ciudad: "les deux garçons". Construida en 1792, era frecuentada por personalidades de la talla de Paul Cézanne, Émile Zola o Ernest Hemingway.

Si os acercáis a la zona medieval de Aix-en-Provence, no olvidéis pasaros por la catedral Saint-Sauveur, construida sobre las bases de un antiguo foro romano y una antigua basílica, pues la mezcla de estilos es, como mínimo, impresionante. Una vez recorrido el interior de la catedral, encontraréis al sur la plaza del arzobispado, merecedora de una detenida visita.

La ciudad contiene uno de los palacios de justicia más grandes de Francia y es conocida como "la ciudad de las 100 fuentes". De hecho, podemos encontrarlas por todas partes, muchas de ellas tan conocidas como Quatre Dauphins, datada del siglo XVII y situada en el barrio Mazarin o la compuesta por agua natural a 34 grados, cubierta de musgo y de época romana. Asimismo, podréis encontrar La Rotonde, una fuente monumental de 1860 cuyos pilares son formados por tres grandes estatuas que representan el arte, la justicia y la agricultura.

Si deseáis conocer más sobre la Historia y la herencia de Aix-en-Provence, podéis visitar el museo del Vieil Aix. O si, por el contrario, buscáis un museo que contenga más exposición, el de Historia Natural os abre sus puertas. Si vuestra opción es alejaros un poco de la ciudad, la montaña Sainte-Victoire es una buena alternativa para admirar unas vistas reconocidas en todo el mundo.

Por último, no olvidéis degustar los deliciosos calissons o pastelillos de almendras.
Aix-en-Provence se encuentra a tan solo 45 minutos del mar, por lo que disfrutar de playas de arena blanca y agua transparente es posible a tan solo un paso.

Las playas más grandes son la de Saint-Croix, que se extiende unos 100 metros atravesada por el sendero del litoral, y la de Rouet, la más cercana a la ciudad pero enteramente rocosa.

Cerca de Marsella, encontraréis la playa del Prado, recubierta de roca y gravilla. Además, dispone de diversos bares, restaurantes y tiendas. Así como Cassis, de gran anchura e igualmente de roca y gravilla, situada al pie de la colina del castillo en pleno corazón de la ciudad.

Para las familias es aconsejable ir a la playa de La Ciotat o la de Saint-Cyr-les-Lecques.
SU BUSQUEDA NO PRODUJO NINGÚN RESULTADO
SU BUSQUEDA NO PRODUJO NINGÚN RESULTADO
Lo sentimos, pero no se han hallado alojamientos con las caracteristicas deseadas.

Consulte los siguientes alojamientos o redefina su búsqueda.
1 alojamientos disponibles
0 filtros aplicados
Ordenación por:
Casa con piscina en Aix-en-Provence
8 personas, 160 m²

4 cuartos de baño, piscina, 30 km de la playa, aire acondicionado, terraza, garaje, jardín.

Te gustará:

  • Disfrutar de piscina privada
desde 258,00€/día
Introduzca las fechas para ver disponibilidad y precios.
Ver
1
Cargando datos...